viernes, 30 de septiembre de 2011

Quiero..

Poder decirte las cosas que a nadie me atrevería a decir, llorar cuando estés triste y necesites de mi hombro, y reir contigo cuando tu corazón y tu razón así te lo pidan.

Que luchemos por alcanzar lo que deseamos, que enfrentemos lo feo y lo deshonesto de la vida siempre juntos.

Ser íntimamente yo, y que lo seas tú.

Que compartamos nuestras ideas, sueños y aspiraciones, que podamos vagar por el mundo sin temores, que compartamos lo mejor del amor, teniendo una gran amistad.

Que ambos dejemos huellas en nuestros corazones, algo que siempre podamos recordar, a lo largo de nuestras vidas.

Poder decir libremente que te amo, sin miedo a perderte, confiar tanto en tí y que tú confíes en mí, tanto que nada opaque el cristal de nuestra relación.

Ser yo tu apoyo siempre, esa mujer que haga la diferencia en tu vida, de las demás personas y que tú la hagas en la mía.

Que tengamos algo tan grande y fuerte que nos llene, confiando siempre en quien lo puede todo, dejando en sus manos un listón de amor y nuestros corazones, para que los ate si ese es su deseo y...

Que no nos importe sufrir si fuese necesario tomar rumbos diferentes, porque el amor es sentir, y prueba de nuestra existencia.

viernes, 23 de septiembre de 2011

La Batalla mas importante

Mirándote a los ojos juraría, que no hay poder en el mundo que pueda separarnos.

Pero luego también se empaña mi seguridad, con ese miedo que me invade por doquier y que hace que toda nuestra casa entre en depresión, una depresión profunda.

Difícil de disolver nuestras mentes y sentimientos, se ponen a la defensiva como listos o preparados para la batalla y atacándonos uno al otro, vamos lentamente destruyendo lo poco que nos queda, y al final de todo terminamos dándonos cuenta, que a pesar de que nacen en nuestros corazones esos sentimientos de desconfianza y desamor, cuando la euforia pasa y estamos tranquilos, todo parece tan diferente.

Nos damos cuenta que en realidad nos amamos y que estamos pasando por una etapa muy difícil, en una batalla contra nuestros propios sentimientos y dudas, de la cual si queremos seguir juntos tenemos que salir vencedores y apoyarnos uno al otro para poder ser felices.

Esta puede ser la prueba mas difícil de nuestras vidas, y de ella depende el destino de nuestros hijos y de nosotros, porque si la perdemos, probablemente nos estemos dirigiendo a un destino con una vida vacía y sin amor, con remordimientos de conciencia de no saber como hubiese sido, si hubiéramos luchado un poquito mas.

Yo por mi parte, estoy segura de que te amo y que quiero seguir adelante, pero se que necesito muchísimo apoyo de tu parte, tal vez mucho mas que tú de mí.

También se que el final de esta historia de amor no se ha escrito aun y que todavía tenemos la oportunidad de vencer, que todo está en nuestras manos y que los lazos que nos unen son tan hermosos, que no los quisiera romper