martes, 16 de agosto de 2011

Te quiero

Querida:

Te quiero en lo más profundo de mi alma, de mi ser… de mi vida. Te quiero como no quise nunca, pues hasta que no te conocí, no conocí el verdadero significado del verbo amar. Te quiero, más allá de la pasión y de los sentimientos. Recorriendo el verbo querer en cada instante, saboreando el tu boca el sentir de ti.

Te quiero cada día, cada instante, cada pensamiento, cada mirada, cada palabra. Te quiero en tu recuerdo, en tu presencia. Te quiero en mi añoranza de ti.

Te quiero sin pedirte nada a cambio, simplemente te quiero. Y aunque tú no me quisieras, yo te seguiría queriendo eternamente igual.

En fin, te quiero tanto que me faltan las palabras para expresar este sentimiento.
Lo comprobarás... queriéndome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario