martes, 30 de agosto de 2011

Amor con locura

Cariño, empiezo por decirte que el motivo de esta carta es hacerte saber lo importante que eres para mí y lo mucho que quiero tu felicidad y que espero que esta sea junto a mí.
El tiempo en nuestras mentes ha pasado rápidamente pero en nuestros corazones perdura esa caliente sensación de satisfacción al estar uno junto al otro. No sólo satisfacción y deseo es lo que siento contigo, si no esa confianza de contarnos todo lo que pensamos y sentimos sin temores a perdernos, porque sabemos cuánto nos amamos.

Quiero que sepas que cada día seré honesta y que mi apoyo incondicional no se desvanecerá.

A veces me pongo a pensar que no existe en el mundo una persona como tú, una persona que en el primer momento en que la conocí, despertó el sentimiento más hermoso que he llegado a concebir en mi corazón, ese sentimiento tan hermoso, tan especial, tan maravilloso es “el amor”, solo un sentimiento que una sola persona me ha hecho sentir…tú

Qué lindo es a la vez sentir tu cariño, mirar esos ojos en los cuales veo cada día, reflejados en ellos esa pasión, ese amor la misma que siento yo al verte.
Me parece como si fuera ayer cuando te vi, por primera vez, sentí algo especial, distinto a otra cosa, esa mirada que me vuelve loca, tus labios los cuales hacen que caiga a tus pies cada vez que me besas, tus manos las cuales con las que me tocas, tu brazos con los que me abrazas tan fuerte cada vez que me extrañas, tu cuerpo, todo tu me encantas mi amor por eso te digo mil gracias por estar conmigo en todo momento amarme, poyarme
cuidarme y sobre todo Valorarme!

Tú eres mi gran amor porque desde que supe que te amaba, aprendí la responsabilidad de convivir con una persona que siempre quiere lo mejor para ti, aprendí que contigo la vida se vive con más pasión, con madurez de afrontar los momentos difíciles. Te amo, gracias por ser mi gran amor, “Osito”. Piénsame siempre mi bebé, como yo te pienso…
tu esposa que te ama con locura.

martes, 16 de agosto de 2011

Te quiero

Querida:

Te quiero en lo más profundo de mi alma, de mi ser… de mi vida. Te quiero como no quise nunca, pues hasta que no te conocí, no conocí el verdadero significado del verbo amar. Te quiero, más allá de la pasión y de los sentimientos. Recorriendo el verbo querer en cada instante, saboreando el tu boca el sentir de ti.

Te quiero cada día, cada instante, cada pensamiento, cada mirada, cada palabra. Te quiero en tu recuerdo, en tu presencia. Te quiero en mi añoranza de ti.

Te quiero sin pedirte nada a cambio, simplemente te quiero. Y aunque tú no me quisieras, yo te seguiría queriendo eternamente igual.

En fin, te quiero tanto que me faltan las palabras para expresar este sentimiento.
Lo comprobarás... queriéndome.

sábado, 6 de agosto de 2011

Contigo soy feliz

Querido mío:
No sé si te he dicho alguna vez que contigo soy feliz, si no es así te lo digo ahora: soy feliz porque existes y porque me quieres.
Cada vez que te veo todo es felicidad: cada mirada, cada palabra amable con tu voz maravillosa, cada caricia, cada sentimiento, cada beso… cada amor.
¿Cómo no voy a ser feliz si tú eres mi vida? ¿Cómo no ser feliz si eres mi razón y mi esperanza? ¿Cómo no serlo si eres la felicidad encarnada en una persona?
Tu amor me da dicha, me da alegría, esperanza para afrontar cada segundo hasta el momento de verte, me hace soñar con ser feliz y despertar siéndolo. Tu amor me hace tan feliz como el más feliz.
No te imaginas lo que siento, quizás sí, si tú lo sientes como yo. Amarte es querer abrazar la vida y recorrer el mundo dándote la mano. Amarte es ser dichoso, incluso sin causa para serlo, tú eres mi causa.
Soy tan feliz que temo despertar y no encontrarte a mi lado para seguir siéndolo, pero sé que eso no pasará, porque nuestro amor es eterno.
Quisiera saber expresar con palabras mi felicidad por ti, pero basta con que me mires con tus ojos… lo descubrirás.
Te amo.