domingo, 21 de junio de 2009

Nos necesitamos

Querida mía :

Nos hacemos falta. Somos uno en dos, dos en un sólo amor. Sentimos cada instante de sentimientos, compartiendo hasta el último de nuestros deseos.

Quiero decirte que te necesito, que eres mi causa de existir, pues vivo por ti.

También te digo que te debo cada segundo de felicidad, de sonreír, de mirarte absorto con ilusión. Te debo mi fuerza, mi voluntad y hasta mis pensamientos.

Nos hacemos falta, somos dos seres que saben amarse y disfrutar de emociones.

Entendemos nuestros placeres: nuestra complicidad nos une y hasta con el silencio nos decimos todo sin necesidad de más.

Nada ha cambiado desde el primer instante, desde la primera mirada y palabra que nos unió. Seguimos siendo sólo uno.

Nos hacemos falta y tú me harás falta siempre, lo sabes, te necesito. Y con esta carta confirmo mi amor por ti, mi ansia de ti y mis ganas de ti.

Nunca me faltes ni te ausentes, no dejes de quererme jamás porque tú eres mi existencia.

Tuyo

domingo, 7 de junio de 2009

Amor de los 15 años


No recuerdo la primera vez que pensé en besarte, fue sólo una idea fugaz que cruzó mi mente, pero sólo fue eso, la primera.


Una vez tras otra la idea aparecía en mi cabeza, y a veces no sólo como una idea, sino como un fuerte deseo. Quería abrazarte contra mí y fundirme contigo, pero jamás lo creí posible. Era como ese sueño inaccesible que debes contentarte sólo con soñar, como ese amor imposible que nunca podrás tener, pero, bien sueño, bien amor, me valía con que existiese, pues me hacía sentirme bien, divertida, en ocasiones llegaba a avergonzarme de mis pensamientos tanto que los Carta para esa persona que espero corresponda mi gran amor juvenil


Tengo miedo, miedo a no tenerte, miedo a perderte, miedo a que cuando te vayas ya no poder verte más, eres la mayor ilusión que tengo en mi vida, mas aún temo que tu partida nos separe para siempre, que el olvido embargue mi corazón, y que cuando menos me lo espere tu nombre sólo exista ya en el baúl de los recuerdos.


Ahora que por ti estoy como una loca enamorada escribiendo estos versos que por miedo nunca te revelaré, me acuerdo de los magníficos ratos que últimamente solemos pasar juntos sólo para hablar. De igual forma me hacen recordar el momento en que me di cuenta que, sin así quererlo ni haberlo pensado, poco a poco de ti me fui enamorando.


Le temo al día en que no vuelva a verte más, ese día lloraré por no haberte dicho jamás lo mucho que en tan poco tiempo logré amarte; espero que tú al igual que yo te acuerdes de mi, y que, en tu atareada vida algunas veces pienses en esta pobre boba que te ama y te amará con todo su corazón.


Sabes, mis amigos me advirtieron que al enamorarse suele ocurrir eso, pero yo no les hice caso, creí que simplemente era su inusual forma de cuidarme, mas ahora logro entender que en realidad enamorarse duele, pero más duele cuando tienes a esa persona a tu lado y sabes que nunca será tuyo, que no te atreverás jamás a decirle que lo que sientes es tan grande como la luz del Sol, pero es peor aún cuando de un pronto a otro no sabes si él te ama o si solo está jugando contigo, si es otra de sus muchas aventuras de play boy.


Por eso espero que nunca leas esta carta que escribo ahora frente a esta computadora, para jamás saber si lo nuestro pudo haber sido el más grande y verdadero amor, o fue una simple alucinación.


Todo esto ya no importa, por que a ti te recordaré como mi gran amor de los 15 años