viernes, 29 de mayo de 2009

Carta de Charlote Bronté a su amado.

Monsieur, los pobres no necesitan mucho para sostenerse. Piden solamente las migas que caen de la mesa de los ricos. Pero si se les rechazan las migas mueren de hambre. Nadie –ni yo-, necesita mucho afecto de aquellos que ama.

No sabría qué hacer con una amistad entera y completa, no estoy acostumbrada a ella. Pero usted me demostró en otros tiempos un cierto interés, cuando era su alumna en Bruselas, y me mantengo aferrada a ese poco interés.

Me aferro a él como me aferraría a la vida.

domingo, 3 de mayo de 2009

Emoción

Querido mío:

Me emocionas, tú toda me emocionas. Me emociona tu presencia, me emocionan tus idas y tus venidas, tus apariciones, cada una de tus palabras, me emociona cada suspiro de tu respirar, me emocionas tú.

La emoción que me regalas no tiene nombre, sólo el tuyo, no tiene color, el de tus ojos, no tiene sabor, el de tus labios, no tiene tiempo, el infinito en el que nos queremos.Me emocionas, siempre me emocionas, incluso con silencio me emocionas. Cada vez que te miro es una emoción, y cada vez que me miras son mil emociones.

Me emocionas, me enamoras, me emocionas. Al recordarte lloro si no estás, pero también lloro si estás. Todo es emoción. Hasta amarte es emoción.Me emocionarás siempre, aunque dejaras de amarme me emocionarías, pero prefiero no probar la emoción de tu recuerdo, sólo la de tu presencia.

Me emocionas, todo son sentimientos, son sueños, son segundos con ojos emocionados en mi mirada... son emociones.Me emocionas, te amo.

Tuya